Cartas de treboles

Para predecir el futuro, los tiradores de cartas se apoyan en la simbología de las cartas. El trébol hace referencia al orden espiritual. Se trata de eventos que hacen referencia al estado espiritual del consultante, así se trate de un estado presente o futuro.

El palo de tréboles en su forma positiva puede evocar una reconciliación. Se trate de un estado del alma que tiende a la paz interior, el apaciguamiento de una tensión o de un conflicto. Símbolo de la condición espiritual de un individuo, el trébol puede comprometer al individuo en una situación estable en la cual él experimentará cierto consuelo. En este sentido, el trébol es un palo que inspira bienestar y serenidad.

Por el contrario, en su forma negativa, el trébol puede evocar una gran tristeza. La melancolía o el arrepentimiento son atributos muy cercanos a la simbología que tiene el trébol. Si este palo puede traducir una gran alegría, puede al contrario traducir un desequilibrio o una situación tensa que preocupa o entristece al consultante.

Fuertemente anclada en el subconsciente, los afectos que trae el trébol son fruto de lo vivido. En su dimensión adivinatoria, el trébol puede indicar una ausencia de cambio, la continuidad de una situación que sea positiva o negativa. El trébol seduce y preocupa por su constancia. Se trata de una característica propia de los eventos espirituales. Ellos comprometen al individuo a largo plazo y son poco sensibles al cambio.

De Eva Delattre