Diez de corazones

Description : Diez de corazones

El diez de corazones, como la mayoría de cartas de este palo, es de buenos auspicios para aquel que la tira. Ella evoca la protección del consultante frente a lo imprevisto. Figura emblemática en el campo sentimental y emocional, el diez de corazones es el garante de la felicidad y de la alegría. Asegura el éxito sentimental a pesar de las dudas que puedan existir y los obstáculos que puedan presentarse.

El diez de corazones es si se quiere el escudo contra los avatares de la vida. Esta carta permite aprovechar los imprevistos o los eventos que vienen al encuentro de los proyectos iniciados por el consultante. Ella resalta las cualidades de la persona que la tira para permitirle triunfar contra las personas maliciosas o malintencionadas.

Interpretación

El consultor

Usted puede ir hacia delante. El diez de corazones se revela como un escudo eficaz contra los diferentes avatares que usted deberá enfrentar. Anuncia éxito y triunfo en sus compromisos y en sus proyectos. En el amor, el diez de corazones evoca una gran felicidad y unos avatares que giran a su favor. Usted está en una situación de transición que debe permitirle dejar atrás sus dudas y ansiedades. El diez de corazones indica que usted está en medida de enfrentar su destino e indica una fuerte propensión a ser feliz. En el campo profesional, usted podría obtener un ascenso próximamente. La idea principal es que la suerte está de su lado en las semanas por venir, y esto en todos los campos.

Séquito

Buenos auspicios para su entorno, el diez de corazones resalta el confort familiar. A pesar de una situación que puede parecerle inestable, usted va a afrontar perfectamente los problemas que se le presenten. El éxito está del lado de su entorno que se ve perfectamente benevolente frente a usted. Uno de sus amigos está a punto de obtener un ascenso o de conocer a alguien que tendrá un impacto muy positivo en su vida. Esté a la escucha de sus seres cercanos y acompáñelos en sus proyectos, el éxito debería encontrarse al final del camino.