Cartas de diamantes

Las cartas de diamantes se apegan a describir lo que tiene que ver con los bienes materiales. El palo de diamantes hace referencia al mundo práctico, y anuncia éxito profesional y financiero.

En función de las otras cartas con las que estén asociadas, las cartas de diamantes pueden ser positivas o negativas. En su aspecto positivo, ellas traducen el éxito profesional, el enriquecimiento y la prosperidad económica. Por el contrario, en su aspecto negativo, las cartas de diamantes pueden evocar una pérdida de dinero, un despido o incluso una pérdida en el juego.

El diamante hace referencia igualmente a los viajes. En su dimensión práctica, el diamante presenta eventos concretos. En este sentido, el desplazamiento geográfico del individuo entra en los eventos concretos de la vida del individuo. Puede tratarse de un desplazamiento profesional, o de un simple viaje de vacaciones. Sea lo que sea, el palo de diamantes permitirá dar cuenta de la movilidad del individuo, en un futuro próximo.

Finalmente, el diamante hace referencia a las relaciones que el individuo sostiene con el otro, especialmente todo lo relacionado con la amistad. Marcado por una dimensión afectiva menos desarrollada que el corazón, el diamante permite sin embargo dar cuenta de la veracidad de una relación, de la fidelidad y de la atención demostrada por el entorno del consultante, de los apoyos o de las personas con quienes es posible contar en caso de problema.

De Eva Delattre