Cartas de corazones

En la cartomancia clásica, los videntes se basan en la simbología de las cartas y de los palos con el fin de predecir el futuro de su consultante. Las cartas de corazones hacen referencia al mundo de los sentimientos. Se trata de un color caluroso, el rojo, que evoca el amor, las pasiones y las emociones.

El palo de corazones puede anunciar un éxito o una decepción sentimental. Anuncia algo fuerte, que tendrá un lugar preponderante en el sentimiento de la persona.

Particularmente apreciadas por el consultante, las cartas de corazones deben ser interpretadas respecto a las otras cartas de la tirada para dar cuenta del estado afectivo de la persona. Bajo sus formas más negativas, ellas pueden significar un estado de sufrimiento sentimental y de inquietud afectiva que revela un apego fuerte a una persona o un bien material. Bajo su forma positiva y en las asociaciones que se les puede atribuir, las cartas de corazones anuncian la plenitud amorosa, la construcción del individuo en el plano sentimental, o incluso el matrimonio.

Las fortalezas y obstáculos que estas cartas liberan desde un punto de vista sentimental son tanto esperanzas como desilusiones. El rol del tirador de cartas será el de dar a cada cosa su importancia con el fin de darle a la interpretación toda su dimensión adivinatoria.

De Eva Delattre