9 - El Ermitaño

Carta : El Ermitaño

El Ermitaño representa un hombre de cierta edad que sostiene apoyado en un bastón. Las tres arrugas en su frente forman una pirámide orientada hacia el cielo, que simbolizan la espiritualidad de este hombre que parece guiado por su propia fuerza interior.

El hombre sostiene en su mano derecha una lámpara que permite iluminar su camino y presentar a su entorno la luz que emana de su espacio. Su bastón es de color carne, lo que muestra que el camino que lleva a la espiritualidad y a la búsqueda de sí mismo es accesible al común de los mortales.

El hombre parece animado por una indagación profunda, lo cual da a este arcano una marcada dimensión oculta.

Descripción : El Ermitaño

El Ermitaño presenta una gran sabiduría una madurez que le permiten reflexionar sobre su propia existencia. El hombre da fe de sobriedad y de discreción. Parece poco sensible a la mirada exterior y la grandeza de su búsqueda le da una gran respetabilidad.
La timidez del personaje es tal que vive recluido, lejos de una sociedad a la cual no se adhiere y a la que le teme. Es misántropo. Puede caer en la avaricia, buscando guardar para él el conjunto de bienes materiales de los cuales dispone, con el fin de poder quedarse recluido el mayor tiempo posible y limitar en lo posible toda interacción social. Su búsqueda se vuelve estéril y su aislamiento, vano.

Atributos

Fortalezas

Usted es un gran solitario. Es maduro y sopesado, la sabiduría lo habita. Le gusta filosofar largamente así sea los detalles de su cotidianidad, a falta de compartir suficientemente sus sentimientos con los amigos. Usted hace de su soledad una fortaleza, y ha desarrollado desde hace tiempo una personalidad misteriosa, la cual usted no ignora que genera una atracción del sexo opuesto. Usted se pregunta sin embargo cómo manejarla y convertir esto en una relación.

Obstáculos

Mírese completamente desconectado del mundo. La soledad lo consume cada día un poco más. Usted se encierra en sí mismo, por más que haga esfuerzos, tiene la impresión de retroceder a cada tentativa de avance. Usted está perdido en este mundo donde todo gira alrededor suyo, usted se vuelve incluso egoísta y narcisista. Tiene la impresión de no contar para los otros, entonces usted les hace lo mismo: ellos tampoco cuentan para usted. Y mírese entonces en el círculo vicioso de la timidez.

Acción

Usted debe hacer un trabajo sobre sí mismo. Al Ermitaño le gusta escucharse y reflexionar sobre sus problemas al punto de persuadirse que son irremediables. Hay que salir de ese ciclo y abrirse al mundo, que es mucho más bello de lo que usted se imagina. “El infierno, son los otros” no debe ser más su adagio. Medite sobre su situación y avance: encuentros, salidas, altruismo.

Resultado

Para usted, concretar es un proceso lento y complejo. No es imposible, pero usted deberá consagrarse a ello. El Ermitaño tiene tendencia a volver lentas las cosas. Tendrá que hacer prueba de mucha perseverancia para alcanzar sus objetivos personales y profesionales. Nada le será dado gratuitamente, usted deberá luchar, pero el resultado estará ahí para recompensar sus esfuerzos.

Balance

Sentimentalmente, el Ermitaño no augura nada bueno. Se sugiere mejor la soledad. Puede tratarse de una soledad en el sentido propio, o de una soledad incluso en el seno de una pareja, cuando no se logra compartir suficientes cosas con la persona amada. Debe actuar con madurez y tomar precauciones en el plano laboral. No tome una decisión apresurada de la cual se pueda arrepentir.